Motivación y Lema

“Tenemos mucha fe, mucha esperanza y no dejamos de soñar
y hasta realizamos algunos sueños” (Pedro Poveda)

El curso 18-19 iniciamos nuevos caminos conjuntos: como Red de centros; celebrando el centenario del colegio de Teruel y los 50 años de El Armelar; como Institución Teresiana, comenzando un nuevo sexenio tras la celebración de las Asambleas este verano 2018 y como Iglesia, en preparación al Sínodo de los Obispos: “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Curso, en el que terminaremos de dar forma, de manera conjunta, a una nueva propuesta: “En clave Povedana”, que pretende articular el lema anual que atraviesa la vida de nuestros centros con un camino cíclico de 7 ejes desde las claves antropológicas, espirituales y pedagógicas de Pedro Poveda.

Queremos también caminar junto al Movimiento de jóvenes de la IT, ACIT Joven, uniéndonos al lema que propusieron al iniciar este año: “El camino es nuestro” desde el deseo de ir dando pasos hacia una pastoral conjunta. Y también el Papa Francisco ha priorizado especialmente el modelo de Iglesia itinerante en su voluntad de ir a las periferias y de recorrer los caminos menos transitados.

El camino es nuestro porque lo caminamos juntos, cada cual a su ritmo, con etapas de marcha y etapas de descanso, de día y de noche, pero juntos, “unidos para el bien”. Camino que soñamos y proyectamos aunque no podamos controlar todos los imprevistos de cada etapa, dinámico e inclusivo que construimos cada uno y entre todos y que trae consigo responsabilidades: el cuidado del camino, del mundo, como lugar donde habitamos y del cual disfrutamos; el cuidado de quienes caminan con nosotros, de formarnos parte del “grupo de caminantes”, y sentirnos responsables de caminar nuestro tramo, de ser apoyo del que no camina al mismo paso…

El camino nos permite salir de rutinas y certidumbres, para descubrir algo nuevo; reconocer que el equipaje necesario es muy poco; saber que no caminamos solos; caminos en los que asoma lo mejor de quien tira de otros, y la sencillez de quien aprende a dejarse ayudar; caminos que vas haciendo por fuera, y por dentro; y en todo ello, la invitación a descubrir cómo Dios nos sale al encuentro, nos acompaña y nos sostiene.

Y en estos caminos, queremos tener de fondo:

  • La actitud de Pedro Poveda, que al iniciar las escuelas del Sagrado Corazón en Guadix, acogiendo lo previsto y lo imprevisto, en medio de las dificultades con las que se fue encontrando y ante la precariedad de recursos expresó: “Tenemos mucha fe, mucha esperanza y no dejamos de soñar y hasta realizamos algunos sueños”.
  • La parábola del buen samaritano que Jesús nos ofrece para dar sentido al camino interior y exterior, de “Jerusalén (la gran ciudad del templo) a Jericó (la zona marginal)”, a través de 6 verbos: ver, sentir, acercar, curar, cargar e involucrar.

Hay que disponerse, y atreverse a dar un paso que nace de la confianza en cada uno, en los compañeros de camino y en Dios.

 

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola